Craneosacral para Bebés

En ninguna otra época distinta de la que transcurre entre el nacimiento y la pubertad tienen tanto efecto las influencias externas e internas.

Como ninguna otra etapa, la infancia se caracteriza por el movimiento durante la fase de crecimiento. En ninguna otra fase del desarrollo realiza el organismo tan grandes cambios anatómicos, fisiológicos y psíquicos. La infancia aparece con el nacimiento. Ya con el nacimiento pueden aparecer trastornos funcionales y compensaciones, que decenios después, pueden llevar a la aparición de síntomas o favorecer enfermedades.
Cuando observamos la infancia, debemos tener muy presente su origen; ya el desarrollo embrional en el vientre de la madre marca de manera decisiva al niño y, posteriormente, a la persona adulta.

Los influjos pueden desencadenar trastornos funcionales. El organismo reacciona contra ellos al tiempo que pretende buscar compensaciones. Si no puede mantener la compensación, aparece un nuevo trastorno funcional. Si no puede compensar el trastorno funcional, éste conduce a un trastorno estructural. Por último, aparece una enfermedad.

La Osteopatía Craneosacral Biodinámica ofrece, sobre todo en los niños, la gran ventaja de poder reaccionar de manera preventiva; en el momento en que los trastornos funcionales y las compensaciones son reconocidos y tratados antes de que desemboquen en trastornos estructurales, así evita, en lo posible, la aparición de posteriores enfermedades.

Por eso, es tan importante acudir a una visita con el terapeuta craneosacral, ya que aunque aparentemente el parto haya ido bien, la experiencia vivida por el bebé en su nacimiento ha podido dejar huella en sus tejidos, manteniendo una excesiva tensión en ellos que le impida realizar un sueño profundo, una correcta succión, o manteniendo un sistema nervioso demasiado acelerado que hace que el bebé esté siempre en un estado de alerta o demasiado lento, lo que nos hace observar a bebés que permanecen mucho tiempo dormidos, o incluso se quedan dormidos mamando, o que interactúan poco, etc.

La terapia craneosacral ayuda en casos de nacimientos con:

– Fórceps                                     – Cesárea
– Prematuros                              – Ventosas
– Nalgas                                       – Posicionamiento incorrecto
– Vuelta de cordón                     – Etc. 

También puede ayudar en sintomatología como:

– Cólico del lactante                   – Irritabilidad
– Trastornos de sueño               – Trastornos de alimentación
– Estreñimiento                          – Hiperactivos
– Tortícolis congénita                – Luxación de alguna extremidad
– Asimetrías craneales              – Problemas de succión
– Lagrimal obstruido                – Etc.

Otros problemas que aparecen en la edad escolar:

– Hiperactividad                        – Déficit de atención
– TDH                                           – Problemas de lectoescritura
– Dislexia                                     – Etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.