Pinceladas acerca de mi trabajo

Aquí os dejo algunas pinceladas acerca de mi trabajo.
Iré publicando pequeños artículos para que vayáis comprendiendo en qué consiste la Terapia, ya que tengo un gran interés en que se vaya esparciendo esta manera de relación paciente-terapeuta tan poco conocida, pero tan exitosa.

Una de las ventajas fundamentales de la Osteopatía Craneosacral, es que trata principalmente los trastornos funcionales. Cuando estos demarcan el principio de la enfermedad, entonces la Osteopatía reacciona de manera preventiva: su objetivo es evitar las enfermedades.

La Osteopatía Craneosacral se entiende como una medicina integral porque contempla al cuerpo como una unidad funcional.

Gracias a su conocimiento de las enfermedades y a su formación, la Osteopatía trata al paciente siempre de manera individual, pues cada paciente es único en cuanto a las influencias que constituyen su salud y el historial de sus enfermedades; integra cada una de las afecciones en un cuadro global, trata al conjunto de la persona y decide el tratamiento dependiendo de las características individuales de cada paciente.

Es difícilmente imaginable que un osteópata, sólo palpando con sus manos, pueda conseguir el correcto funcionamiento de los órganos internos. Sin embargo, ha ejercitado sus manos para que se conviertan en instrumentos sensibles, su sentido del tacto se ha agudizado y se ha desarrollado una sensibilidad de profundidad y de espacio. Por ello puede, gracias a sus exactos conocimientos anatómicos y fisiológicos, captar los trastornos y tratarlos.

William Garner Sutherland (1873-1954), descubrió un fenómeno hasta entonces desconocido, el movimiento respiratorio primario (MRP). De modo parecido al latido del corazón o a la respiración, el movimiento respiratorio primario representa uno de los automatismos del cuerpo humano. Se muestra en forma de movimientos suaves y un osteópata puede percibirlos en todo el cuerpo.

El osteópata utiliza los suaves movimientos del MRP, así como el médico emplea el pulso o la presión sanguínea, como un medio de diagnóstico importante. Aquél puede sentir si son fuertes o débiles, si se producen de manera armónica y regular, y gracias a ello sacar conclusiones sobre las compensaciones y los trastornos funcionales o estructurales. El osteópata usa los movimientos del MRP como instrumento para el tratamiento, y con este instrumento puede verificar su éxito.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.